Archive for Xaneiro, 2011

Xan 28 2011

Estratexias de avó

Published by under palpuxeando

Unha nube de preocupación pasea pola casa: a nena estase a volver un chisco mentireira. Algo non cadra. Nunha semana desgraciou tres pantalóns e non pode ser casualidade porque a ela non lle gustan os pantalóns. Pase o de que rompera uns ao quedar prendida no arame do enreixado aínda que ela non adoita ir por alí. Pase que caíra sentada na tina da roupa con lixivia. Pero o de que o can lle mordera os pantalóns, ¡se é un bendito que fai todo o que ela quere!
O avó sabe que a nena non mente, non conta todo pero non mente e os demais non son quen de velo. De velo, preguntaríanlle no canto de berrarlle sen máis e daríanse de conta do espilida que é “aproveitando as circunstancias”.
A nena e o avó están sentados na escaleira de fóra, coma sempre no verán ao remate do xantar. El lía un cigarro. Ela contempla o proceso esperando pola maxia do fume a saír da boca do avó.
– Neniña, ¿ti sabes o que lle pasa ás nenas que din mentiras?
– Non, ¿que lles pasa?
– Pois que lles medra o nariz. Eu sei que ti non dis mentiras pero se algunha vez o fas non esquezas empurrarlo cun dedo para que non medre.
A nena, na súa infancia, poucas veces tivo que acudir ao consello do avó. Sendo adulta decatouse de que, cando as circunstancias obrigaban, o furabolos masaxeaba a punta do seu nariz.

Comentarios desactivados en Estratexias de avó

Xan 26 2011

Esqueira

Published by under latín dos canteiros

Mentira


__
A foto é de Codrin Lupei

Comentarios desactivados en Esqueira

Xan 22 2011

Lloco

Published by under latín dos canteiros

Avó

Comentarios desactivados en Lloco

Xan 20 2011

Alfredo Le Pera: Volver

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos,
van marcando mi retorno.
Son las mismas que alumbraron,
con sus pálidos reflejos,
hondas horas de dolor.
Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor.
La quieta calle donde el eco dijo:
“Tuya es su vida, tuyo es su querer”,
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver.

Volver,
con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien.
Sentir, que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.
Vivir,
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo,
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenan mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón.
__
Letra do tango Volver

Comentarios desactivados en Alfredo Le Pera: Volver

Xan 18 2011

Entalexir entre moncarrias

Published by under latín dos canteiros

Eco


__
Imaxe atopada aquí

Comentarios desactivados en Entalexir entre moncarrias

Xan 16 2011

Guinar

Published by under latín dos canteiros

Voltar


__
A foto é de Vaidas Bucys

Comentarios desactivados en Guinar

Xan 14 2011

Eugénio de Andrade: O sorriso

Creio que foi o sorriso,
o sorriso foi quem abriu a porta.
Era um sorriso com muita luz
lá dentro, apetecía
entrar nele, tirar a roupa, ficar
nu dentro daquele sorriso.
Correr, navegar, morrer naquele sorriso.
__
Do libro O Outro Nome da Terra, Limiar Editora

Comentarios desactivados en Eugénio de Andrade: O sorriso

Xan 12 2011

Chumar

Published by under latín dos canteiros

Sorrir


__
Imaxe atopada aquí

Comentarios desactivados en Chumar

Xan 10 2011

Usca

Published by under latín dos canteiros

Luz


__
A foto é de Berenice Abbott

Comentarios desactivados en Usca

Xan 08 2011

Juan Rulfo: axudando a chorar

El día en que se acaben los grillos, el mundo se llenará de los gritos de las ánimas santas y todos echaremos a correr espantados por el susto. Además, a mí me gusta mucho estarme con la oreja parada oyendo el ruido de los grillos. En mi cuarto hay muchos. Tal vez haya más grillos que cucarachas aquí entre las arrugas de los costales donde yo me acuesto. También hay alacranes. Cada rato se dejan caer por el techo y uno tiene que esperar sin resollar a que ellos hagan su recorrido por encima de uno hasta llegar al suelo. Porque si algún brazo se mueve o empiezan a temblarle a uno los huesos, se siente en seguida el ardor del piquete. Eso duele. A Felipa le picó una vez uno en una nalga. Se puso a llorar y a gritarle con gritos queditos a la Virgen Santísima para que no se le echara a perder su nalga. Yo le unté saliva. Toda la noche me la pasé untándole saliva y rezando con ella, y hubo un rato, cuando vi que no se aliviaba con mi remedio, en que yo también le ayudé a llorar con mis ojos todo lo que pude…
__
Relato “Macario”. Do libro Pedro Páramo – El llano en llamas (Seix Barral, 1984)

Comentarios desactivados en Juan Rulfo: axudando a chorar

Next »