Archive for Novembro, 2011

Nov 27 2011

Cachado I

Published by under abismado


__
Guadalajara (México)

Comentarios desactivados en Cachado I

Nov 26 2011

Cachar

Published by under Sen clasificar

Descubrir, encontrar


__
Imaxe atopada aquí

Comentarios desactivados en Cachar

Nov 23 2011

Relaxándose

Published by under palpuxeando

Ánimo compañeira, que esta vai ser a proba definitiva —pensa ela deitada na padiola mentres agarda que lle metan no corpo eses tubiños longos pero finos, esas agullas curtas e tamén finas.
A enfermeira di que se relaxe, que pense en algo agradable para que a cousa sexa rápida. Ela busca na súa mente algún recordo agradable, pero só lle vén unha idea e vai desfiándoa:
¿Poderíase incluír no último curso da carreira de medicina unha materia obrigatoria chamada “practica co paciente”? ¿Sería posible? ¿Do xeito de “Convenio Erasmus”? Sería, por exemplo, dun mes de duración e consistiría en que os/as estudantes da prestixiosa Facultade de Medicina de Santiago fosen pacientes dos/as estudantes da non menos prestixiosa Facultade de Medicina de Badaxoz. E viceversa, claro. Pero viceversaviceversa, é dicir as parellas médico-paciente en Santiago serían paciente-médico en Badaxoz.
A cousa podería consistir en:

* Localización de todas as posibles zonas do corpo onde colocar unha vía.
* Aplicación da vía en todas elas.
* Os diferentes tipos de enema, previo xaxún de 48-72 horas.
* Colonoscopia I
* Colonoscopia II, para contrastar coa colonoscopia I
* Endoscopia I
* Endoscopia II, por se acaso a endoscopia I non sae ben
* Realización de TAC, resonancias e raios X (esta última con variación de posturas)
* Intervencións cirúrxicas de pequena consideración: extraccións de verrugas, lunares e quistes, biopsias cualificadas de “superficiais” e diferentes tipos de puncións.
* Intervencións cirúrxicas de media consideración: apendicite, hernias, papilomas varios, sen esquecer as biopsias tipo “medio e profundo”.
* Unha sesión de radioterapia
* Unha sesión de quimioterapia

Si, sería obrigatoria e incentivaríase aos/ás estudantes que non escatimasen na repetición e prolongación das ditas probas. ¿Sería suficiente incentivo dúas ducias de créditos de libre configuración?
Seguiu aumentando a lista das probas. Tamén os incentivos en xusta proporción ata que escoitou á enfermeira:
—¿Ves que rápido acabamos? Notouse que relaxaches de verdade.

Comentarios desactivados en Relaxándose

Nov 21 2011

Verdioseiro

Published by under latín dos canteiros

Médico


__
Dr Marcus Welby

Comentarios desactivados en Verdioseiro

Nov 19 2011

Varrar

Published by under latín dos canteiros

Agardar


__
Imaxe atopada aquí

Comentarios desactivados en Varrar

Nov 16 2011

Ana María Matute: piel adentro

Él lo llamaba, internamente, el humo. El humo era casi, casi un amigo. Las cosas adquirían entonces un relieve extraño, avanzaban hacia él y un frío grande le brotaba de los huesos y le llenaba los ojos. Aprendió a desterrar las lágrimas, y todo se llenaba de indiferencia. El humo traía la gran indiferencia, deseada, quizá, como una forma de la perfección. El humo se presentía, y – no lo podría él explicar nunca – desgranaba una extraña procesión de helados espectros. Empezaba el desfile por el mundo interno, por el abrasador y escondido mundo que era preciso arrinconar, olvidar. No por el mundo de fuera, el mundo real lleno de llamadas, de hambre brutal. Sí, por el mundo de piel adentro, por el extraño país del alma, donde parecía, en aquellos momentos, que vagase un niño. O, más bien, el fantasma de un niño, encerrado en una casa oscura y alta, una casa donde no había ningún agujero, ni para huir ni para respirar. El fantasma de aquel niño vagaba escaleras arriba y abajo, buscaba ventanas, puertas, y nunca las hallaba. Hasta que la casa le asfixiaba, le consumía, le volvía ceniza. Como afuera no podían salir el dolor, o el miedo, o, tal vez, la ternura, Miguel apretaba los dientes. Miguel se recordaba niño. Se veía, a veces, otra vez niño. Como si viese una película. Miguel se veía en el suelo, sentado en la calle. Aquella calle inolvidable, llena de polvo y de calor.
__
Do libro Los hijos muertos

Comentarios desactivados en Ana María Matute: piel adentro

Nov 13 2011

Trefuño

Published by under latín dos canteiros

Fume


__
Imaxe atopada aquí

Comentarios desactivados en Trefuño

Nov 11 2011

Xeminorio andio

Published by under latín dos canteiros

Rúa

Comentarios desactivados en Xeminorio andio

Nov 06 2011

Seica dixeron II

Published by under garlado

Sam Shepard:

Fai co teu tempo
o que queiras
pero non malgastes o meu
__
Hai tempo que quero facer unhas chapiñas con estes versos. Desta vai. ¿Alguén quere unha?

2 responses so far

Nov 02 2011

Con novembro chegou Jaime Gil de Biedma

Artes de ser maduro

Todavía la vieja tentación
de los cuerpos felices y de la juventud
tiene atractivo para mí,
no me deja dormir
y esta noche me excita.

Porque alguien contó historias
de pescadores en la playa,
cuando vuelven: la raya del amanecer
marcando, lívida, el límite del mar,
y asan sardinas frescas
en espetones, sobre la arena.
Lo imagino en seguida.
Y me coge un deseo de vivir
y ver amanecer, acostándome tarde,
que no está en proporción con la edad que ya tengo.

Aunque quizás alivie despertarse
a otro ritmo, mañana.
Liberado
de las exaltaciones de esta noche,
de sus fantasmas en blu jeans.

Como libros leídos han pasado los años
que van quedando lejos, ya sin razón de ser
– obras de otro momento.
Y el ansia de llorar
y el roce de la sábana, que me tenía inquieto
en las odiosas noches de verano,
el lujo de impaciencia y el don de la elegía
y el don de disciplina aplicada al ensueño,
mi fe en la gran historia…
Soldado de la guerra perdida de la vida,
mataron mi caballo, casi no lo recuerdo.
Hasta que me estremece
un ramalazo de sensualidad.

Envejecer tiene su gracia.
Es igual que de joven
aprender a bailar, plegarse a un ritmo
más insistente que nuestra inexperiencia.
Y procura también cierto instintivo
placer curioso,
una segunda naturaleza.
__
Do libro Antología poética (Alianza Editorial)

Comentarios desactivados en Con novembro chegou Jaime Gil de Biedma

Next »